Si la hemos mal construido en nuestra infancia, ahora de más entendidos debemos recrearla, restaurarla, llevarla a su optimo nivel, porque es nuestra máxima defensa. Los sentimientos, pensamientos y emociones devienen del clima emocional de la autoestima. Apréndelo!