Limpiando los sentimientos y pensamientos negativos se enmiendan los errores y se ordena la totalidad del ser. Con una meditación práctica diaria de palabras mágicas, se dará respuesta a cada uno de los desafíos que nos inquietan.