Esta práctica de autocontrol se lleva a cabo para regular y equilibrar el cuerpo y la mente en pos de un estado de relajación profunda, auto-observación pasiva que otorga mayor comprensión de la realidad, calma espiritual, claridad y positividad emocional.