Maravillosos seres de luz encargados de transmitirnos los mensajes de Dios para guiar nuestro camino; poderosos intermediarios que reciben nuestras peticiones haciéndoselas llegar al Altísimo, quien los atiende especialmente haciéndonos realidad los sueños.