El uso de gestos y palabras o vocablos sonoros antiguos y sagrados, son poderosas herramientas psicológicas y espirituales. Practícalos junto con la meditación a diario y sorpréndete gratamente con los beneficios psicofísicos, energéticos y mágicos que lograrás.