Las creencias populares de nuestros ancestros tienen hoy la misma vigencia que entonces. Y si se siguen curando el empacho, el ojeo, los parásitos y la culebrilla entre otros, es porque aún tenemos enfermedades populares vigentes. Tú también puedes aprenderlo!