Técnica milenaria que merece ser aprendida, con su típico péndulo de madera limpia y eleva la energía del cuerpo y del alma a estados vibratorios superiores, promoviendo la sanación física, emocional y espiritual.